El Infierno

Como cristianos muchas veces nos enfrentamos a temas difíciles. Sin duda, este es uno de ellos. Cuando se habla del infierno, siempre surgen preguntas como: ¿Cuál es el fin de torturar a alguien eternamente? ¿Dónde está la razón de tal cosa? Si el infierno no es un castigo correctivo, entonces ¿es una simple venganza, sin otro motivo que el deleite divino de infligir dolor horrendo y eterno a una persona?

A continuación, veremos algunos conceptos e ideas sobre el infierno.

¿Qué es el infierno?

La Biblia usa una gran cantidad de metáforas para describir el infierno. Estas metáforas podrían contradecirse unas a otras si uno las toma de forma literal y sin contexto.

Por ejemplo, el infierno es descrito como un lugar de total oscuridad pero también de fuego; se le describe como un “abismo” pero también como un “lago ardiendo con azufre.” Se le describe como un lugar de castigo, pero también de destrucción total. A veces a sus habitantes se les describe como “echados fuera” de una cena (en el cielo); a veces “lanzados” a un abismo; a veces azotados por un sirviente. A veces parecen rebeldes (“crujiendo los dientes”), a veces angustiados (Lucas 16).

El propósito de estas metáforas es comunicarnos que el infierno es un lugar muy malo y que es lo opuesto a lo que Dios quiere para la humanidad.

El término “infierno” metafóricamente expresa esto. “Infierno” en griego es gehena. Gehena era un valle fuera de Jerusalén que se usaba como el vaciadero principal de la ciudad. Lo que termina en el infierno (según los autores bíblicos), es sencillamente los desechos de la humanidad. Es el lugar de desechos del cosmos – el destino final, que originalmente fue creado para Satanás y sus demonios (Mt. 25:41), que por la caída, se usará para las personas que libremente decidieron vivir una vida que Dios nunca quiso que vivieran. Un lugar del que Jesús habla en más de 20 ocasiones. 1

El infierno es una elección

Dios no quiere la muerte del que muere (Ezequiel 18:32), sino que todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9).

Por lo tanto, si alguien va al infierno, es porque así lo decide para sí. No es correcto decir que Dios se deleita en el dolor de las personas. Estas personas prefirieron las tinieblas a la luz (Jn 3:19). El infierno es donde ellos decidieron estar (Rom 1:20-32), no donde Dios desea que estén.

Es aquí que muchos opositores al Cristianismo levantan una pregunta peculiar:

“¿Por qué se le llama ‘libre albedrío’ si, cuando decides no creer en Dios, Él te envía al infierno?”

Sin embargo, esto no es un reto a la libre elección del infierno. ¿Por qué? Porque si se decide no creer en Dios, se está escogiendo no ir al Cielo. ¿Por qué Dios obligaría a alguien que no quiere estar con Él a estar con Él? Por lo tanto, este reclamo parece más un intento de recibir los beneficios de la vida eterna sin ninguna de las responsabilidades que conlleva. Al decidir no querer a Dios (ni ir al Cielo) automáticamente se escoge lo opuesto.

¿Por qué un castigo eterno?

Una interrogante que surge es: “¿por qué Dios castiga eternamente cuando el pecado es algo momentáneo?”

Sin embargo, las consecuencias del pecado no tienen que ver con el que peca, sino contra quién se peca. Si alguien asesina una hormiga, ¿cuáles son las consecuencias? Ninguna. Las hormigas no tienen un valor intrínseco suficiente como para penalizar a quién la mató. Bien, ¿que pasa si se asesina un perro? Probablemente el dueño del perro demande o multen a la persona responsable. ¿Por qué? Porque el perro vale más que la hormiga.

¿Qué pasaría entonces si se asesina a otra persona? Ya las consecuencias son más graves: cárcel de por vida y, dependiendo de dónde en el mundo se cometa el crimen, la pena de muerte. Nota que la acción (asesinar) era la misma – lo que cambió fue contra quién se cometió la acción.

Ahora, ¿qué pasa si se comete un crimen en contra un Ser eterno e infinito, cuyo valor es incalculable? Las consecuencias tienen que ser eternas. Pecar contra Dios no sólo es quebrar la ley de un Ser eterno, sino despreciarlo. Por lo tanto, pecar – como no es algo que sucede “accidentalmente” – tiene consecuencias eternas. 2

¿Por qué no perdonarnos y ya?

Muchos considerarían, que Dios podría automáticamente perdonarnos los pecados y así nadie iría al infierno. Sin embargo esta visión descarta una de las características de Dios: El es perfectamente justo. Siendo así, las transgresiones no pueden pasar por desapercibidas. Todo criminal recibe su consecuencia. Según argumentamos en la sección anterior, un Crimen contra Dios merece un castigo de igual magnitud. Si no existiera el castigo eterno, todos tendríamos la oportunidad de vivir una vida a lo Carpe Diem (“Comamos y bebamos, pues mañana moriremos”), sin preocuparnos por las consecuencias de nuestras acciones. Si al final, no hay consecuencia por nuestras acciones, de nada vale obrar moralmente. Esto desde un razonamiento lógico meramente. Pero si vamos a las escrituras, vemos que el mismo paladín del perdón, Jesús, dice ésto sobre el obrar de manera inmoral:

Por lo tanto, si tu ojo —incluso tu ojo bueno— te hace caer en pasiones sexuales, sácatelo y tíralo. Es preferible que pierdas una parte de tu cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. ~Mateo 5:29 (NTV)

Conclusión

Lo más importante acerca del infierno no necesariamente es entenderlo o explicarlo: es evitarlo. Cualquiera que sea la teoría que uno suscriba al respecto, el infierno es una pesadilla de la cual Dios nunca quiere que experimentemos. En Su misericordia, Dios – a pesar de que nuestra raza es una raza tan caída y torcida – nos dio la única forma de escapar de ese lugar: asirse del Salvador. Jesús es nuestra única esperanza.

Pensemos en esto: si Jesús murió voluntariamente para librarnos del infierno, estar en el infierno debe ser una experiencia aterradora.

Lo extremado de la cura muestra lo espantoso de la enfermedad.


Fuentes:
1. Listado de temas hablado por Jesús y sus respectivos versículos bíblicos desarrollado por Dan Wilkinson para patheos.com: http://wp.production.patheos.com/blogs/unfundamentalistchristians/files/2015/01/jesus-heaven-hell.pdf según leído el 11 de mayo de 2017
2. Bret Kunkle Is an Infinite Hell Unjust? •  http://www.str.org/videos/an-infinite-hell-is-unjust#.WRAxOlPyvR0 según revisado el 8 de mayo de 2017

RELACIONADO:

¿Las personas que no han escuchado del Evangelio van para el infierno?

Si Dios lo sabe todo, ¿estamos predestinados?

El pecado, ¿es relativo?

____

Artículo escrito por José Giménez Chilavert en colaboración con VerdadyFe.com

Anuncios

Acerca de Verdad y Fe.com

Página dedicada a ofrecer argumentos a favor de la existencia de Dios, la veracidad de Biblia y los fundamentos razonables del Cristianismo. Nuestro propósito es fortalecer la fe y el intelecto de los creyentes al igual que provocar el pensamiento y la discusión en los no-creyentes.
Esta entrada fue publicada en Cristianismo, religión, Vida Cristiana y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.