¿Nuestra sexualidad humana debe ser modelada con la del reino animal?

Muchas veces – y para muchas cosas – se han justificado ciertas conductas sexuales con el comportamiento del reino animal en esta área. Argumentos como “la monogamia no es natural” y “la homosexualidad se ve en los animales” son comunes hoy día. Pero, ¿se debería justificar nuestras conductas sexuales con la de los animales? Después de todo, el ser humano es un animal, ¿verdad?

_____

¿Está todo en nuestro alambrado cerebral?

En la página de CNN, un artículo llamado “Face it: Monogamy is unnatural” (“Enfrentalo: la monogamia no es natural”) fue ofrecido. En él, la autora Meghan Laslocky, menciona que necesitamos una “mayor tolerancia hacia el impulso humano para experimentar variedad sexual.” 

Laslocky se basa en el hecho de que, “biológicamente, los humanos somos animales. Por lo cual hace sentido  mirar al reino animal para encontrar las pistas que nos digan para qué estamos hechos.” Ella basa sus conclusiones en varios ejemplos que provee junto con la cifra de que determina que la monogamia es un hecho raro entre los mamíferos: “Sólo de un 3 a un 5 por ciento de todos los mamíferos en el planeta practican la monogamia – de hecho, ningún mamífero es verdaderamente monógamo.”

Culmina su argumento comparando los lazo de parejas en campañoles (un tipo de ratón), diciendo que, así como las hormonas y receptores de los campañoles les permiten las múltiples parejas, las hormonas y los receptores varían de persona en persona. Por lo tanto, el hecho de que una persona le sea infiel a su pareja tiene tanto que ver con su “alambrado en el cerebro como con su brújula moral, la cultura y su crianza.”

Sin duda alguna, todas la personas que han experimentado la infidelidad de su pareja encuentran consuelo en este hecho.

_____

Nada Nuevo

Argumentos como este no son una novedad.

Por mucho tiempo se han escuchado a los defensores de la homosexualidad argumentar que, como el comportamiento homosexual ha sido observado en animales en la naturaleza, entonces debe ser natural. Pero este tipo de argumento es tan absurdo como inconsistente. Nadie dice: “Como los monos son tan cercanos a nosotros, genéticamente hablando, y ellos arrojan sus heces, debemos hacerlo también.” Otros ejemplos de comportamiento animal: los tiburones violan a sus parejas para procrear. Los elefantes marinos machos amenazan de muerte a cualquier otro macho que se acerque a sus hembras. O, para dar un ejemplo más cotidiano: no es raro ver que el dueño de un perro se avergüence cuando el perro monta la pierna de su huésped.

Pero nadie da su aprobación a estas otras conductas.

_____

Los Problemas del Argumento

Estas apelaciones al reino animal como un método de entender nuestras propias acciones sexuales hacen uno de dos errores:

El primero es asumir que los seres humanos somos esclavos de nuestra biología. Aunque el campañol no pueda ir por encima de sus estímulos químicos, parte de lo que significa ser humano es que NO reaccionamos a base de nuestros estímulos base. No queremos que un hombre amenace a otro de muerte con tan sólo verlo. No queremos que una persona tome a otra persona y la viole. Tenemos esta capacidad de razonar que nos hace — escojamos esta palabra cuidadosamente — civilizados. Este argumento de “no importa cómo te puedas sentir, no tienes que hacerlo” es el principal cuando se habla de violaciones sexuales y vestidos provocativos. Por lo tanto, descartar la infidelidad, por ejemplo, como producto de biología abre la puerta para algo mayor y le provee escape a los depredadores sexuales. En el caso de la homosexualidad, hay otras consecuencias.

El segundo error que cometen estos argumentos es que nublan las acciones y asumen que las motivaciones de los animales son las mismas que en los seres humanos. Esta humanización de la conducta animal es una plaga común en las investigaciones del comportamiento animal. Los animales no forman relaciones homosexuales con el fin de crear lazos de pareja. Los animales se auto-estimulan con lo que encuentren. Esta es la razón por la cual el perro monta la pierna del huésped. No hay un razonamiento profundo detrás de ello ni  intención honorable.

_____

Independientemente de cuál error es cometido, hay consecuencias peligrosas en juzgar acciones sexuales observando el comportamiento sexual animal. Los seres humanos somos biológicos, pero no somos animales. No actuamos ciegamente por nuestros impulsos y decir que debemos hacerlo es un insulto a nuestra facultad cognoscitiva y una reducción de nuestras capacidades. Tenemos mentes que razonan y una brújula moral: cosas importantes que – a diferencia de los animales – nos ayudan a controlar nuestros impulsos y nos posibilita poder escoger en contra de nuestros instintos. Justificar comportamientos como la infidelidad y la homosexualidad es, sencillamente, inexcusable.

_____

RELACIONADO:

¿Es la moralidad producto de la evolución?

¿Se nace homosexual? ¿Es algo genético?

¿La moralidad es objetiva o subjetiva?

_____

Traducido y adaptado del artículo original por Lenny Esposito.

Anuncios

Acerca de Verdad y Fe.com

Página dedicada a ofrecer argumentos a favor de la existencia de Dios, la veracidad de Biblia y los fundamentos razonables del Cristianismo. Nuestro propósito es fortalecer la fe y el intelecto de los creyentes al igual que provocar el pensamiento y la discusión en los no-creyentes.
Esta entrada fue publicada en apologética, Preguntas y Respuestas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.