¿Estamos abogando para que los homosexuales no tengan el derecho a casarse?

Nosotros como cristianos, ¿le estamos negando el derecho a las personas homosexuales a casarse?

El mundo dice que sí, pero la realidad es diferente.

La persona homosexual tiene TODOS y cada uno de los derechos que tiene la persona heterosexual – ¡incluyendo el de casarse!

El problema NO es si tienen derecho a casarse o no, porque lo tienen. El problema que tienen es que la DEFINICIÓN de matrimonio que tiene el Estado (“un hombre y una mujer”) logra que no se reconozca la unión homosexual.

No obstante, como es un debate emocionalmente cargado, se me ha hecho difícil tener una discusión racional sobre el tema. Las personas tienden cerrarse ante el asunto. Pero, continúo.

La definición constitucional de matrimonio es perfectamente justa. Me explico.

Para que algo sea constitucional, tiene que poder ser aplicado a TODO INDIVIDUO por igual. Por lo tanto, toda persona que piensa que se deben dar licencias matrimoniales está de acuerdo con definir el matrimonio de alguna manera. Eso significa que se favorece que se excluyan algunas combinaciones de personas (pedófilos, incesto, polígamos, et cétera) y no individuos de la definición.

El problema es que no se puede argumentar consistentemente que, al excluir ciertas combinaciones de personas, la definición de matrimonio tradicional viola la igualdad de derechos – A MENOS que se quiera remover cada una de las restricciones de la definición de matrimonio y decir que CUALQUIERA SE PUEDE CASAR CON CUALQUIERA en cualquier combinación que deseen.

Si NO estás dispuesto a argumentar esto, entonces estás DE ACUERDO con que exista una definición de matrimonio CON restricciones. Esto te pone en la misma página con los que apoyan el matrimonio tradicional. Como yo.

Por lo tanto, la pregunta en realidad se hace clara: ¿Qué definición de matrimonio deberíamos utilizar?

No hay problema con que argumentes que la definición que se está utilizando en la causa a favor del matrimonio homosexual (“dos personas que se aman”) es mejor que la mía (“un hombre y una mujer”). Sin embargo también tendrías que argumentar en contra de la definición de cualquier otra persona que lo quiera definir “un hombre y un menor” o “un hombre y múltiples mujeres.”

Pero es importante que entendamos que estamos discutiendo DEFINICIONES, no DERECHOS.

Interesantemente, NO es inconstitucional aceptar cualquiera de las definiciones de matrimonio. El único parámetro es que se TIENE que aplicar de igual manera a CADA INDIVIDUO, ya que la constitución no reconoce derechos para combinaciones de personas – los derechos sólo le pertenecen a individuos.

Por lo tanto, no se puede decir que un hombre y cinco mujeres tienen el derecho a casarse. Lo único que se puede decir es que cada individuo – hombre y mujer – tiene el derecho de entrar en matrimonio (así ningún individuo se excluye). Es entonces que se actúa sobre ese derecho a base de las restricciones de la definición que tiene el estado sobre lo que es el matrimonio: restricciones que se le aplican a todo individuo por igual.

Lo que digo es que todos tenemos derecho a entrar en matrimonio, pero la definición de matrimonio sólo reconoce como matrimonio a “un hombre y una mujer.”

En otras palabras, la agenda homosexual aboga porque se aplique la definición de “ personas que se aman,” pero – de seguro – están dispuestos a EXCLUIR algunas combinaciones como: pedofilia, incesto, et cétera. Por otro lado, yo abogo por aplicar la definición de “un hombre y una mujer” de igual manera a TODO individuo, sin excluir combinaciones.

En resumen, si se deja que la gente se case sin importar su preferencia sexual, no sólo se tendría que dejar que se casaran parejas del mismo sexo, sino cualquier combinación de preferencias sexuales (que no se limitan a personas que quieren sexo con menores o con su hermana de sangre…)

_____

RELACIONADO:

¿Se nace homosexual? ¿Es algo genético?

Si no te afecta, ¿qué importa si se casan los homosexuales?

Anuncios

Acerca de Verdad y Fe.com

Página dedicada a ofrecer argumentos a favor de la existencia de Dios, la veracidad de Biblia y los fundamentos razonables del Cristianismo. Nuestro propósito es fortalecer la fe y el intelecto de los creyentes al igual que provocar el pensamiento y la discusión en los no-creyentes.
Esta entrada fue publicada en apologética, Preguntas y Respuestas, religión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.