Consejos Prácticos para Estudiar la Biblia

No sé tú, pero a mi me cuesta estudiar la Biblia. ¡Qué difícil es hacerlo un hábito en una vida tan ajetreada! Todo lo que vale la pena en esta vida requiere tiempo, paciencia y – sobre todo – sacrificio. Sin embargo, este sacrificio vale la pena y nos beneficiamos nosotros mismos. 

Aquí les comparto algunas cosas que me han ayudado a estudiar la Biblia.

• Se intencional con tu tiempo de Biblia.

Lo primero que debemos recordar es que el deseo de la carne es contrario al deseo del Espíritu (Gálatas 5:16-17). Eso significa que siempre vas a saber que debes leer Biblia, pero nunca vas a querer hacerlo. A lo que me refiero con esto es que, si esperas a QUERER leer Biblia, nunca vas a leerla. Saca un momento (preferiblemente el mismo momento) todos los días para leer la Biblia. No esperes a que tengas un espacio, CREA un espacio. No comprometas este espacio por cosas “más importantes.” No hay NADA más importante que tu vida espiritual.

• Crea metas reales.

Puedes leer la Biblia en un año si lees tres (3) capítulos diarios. Pero es suficiente leer un (1) capítulo por día, siempre y cuando sea T-O-D-O-S los días. Un capítulo se lee en menos de cinco minutos; no hay excusa para no hacerlo. Si puedes con más capítulos hazlo, pero asegúrate de que la meta que crees la puedas cumplir.

• No sólo leas, ESTUDIA.

Leer un capítulo diario no es suficiente si sólo lo lees. Debes estudiarlo. Haz preguntas (“¿por qué?” o “¿con qué propósito?”) frecuentemente. Busca palabras que no entiendas en un diccionario. Anota las preguntas que tengas en un papel o una libreta y llévaselas a tu pastor, a tu líder… ¡o me la puedes enviar! No te quedes con la duda.

• Consigue una libreta.

Escribe las dudas, cosas que te impresionen, curiosidades, cosas que se repitan, tu versículo favorito y/o lo que Dios te ministró acerca de tí o tu carácter.

• Memoriza.

Escoge un versículo de lo que leíste y que ese sea el “Versículo del Día.” Escríbelo en tu libreta. Escríbelo en un papel de color. Escríbelo con marcadores de borrado en seco (dry-erase markers) en la nevera. Tuitéalo. Ponlo por Facebook. Textéalo. Dibújalo en el hielo de la puerta de la sección de mantecados en el supermercado. Intenta recitarlo al final del día, pero – sobre todo – ¡VÍVELO!

(Nota: Ayuda muchísimo escribirlo a mano, lentamente, en una libreta. Pausa en cada palabra. Medita en cada parte del versículo mientras repites con tu voz lo que tu lápiz escribe.)

• Persevera

El enemigo #1 de nuestro tiempo con Dios es falta de perseverancia. No dejes que suceda. Pon alarmas, “reminders”, añádelo a tu agenda, pídele a tu amigo que te lo acuerde. No importa cómo lo logres, ¡PERSEVERA!

Se puede. ¿Leíste bien? Se puede.

¡Éxito!

______

RELACIONADO:

¿Dónde debo empezar a leer la Biblia?

Cómo interpretar la Biblia

Acerca de Verdad y Fe.com

Página dedicada a ofrecer argumentos a favor de la existencia de Dios, la veracidad de Biblia y los fundamentos razonables del Cristianismo. Nuestro propósito es fortalecer la fe y el intelecto de los creyentes al igual que provocar el pensamiento y la discusión en los no-creyentes.
Esta entrada fue publicada en Cristianismo, religión, Vida Cristiana y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.