¿Por qué ignoramos algunas leyes del Antiguo Testamento y otras no?

Hay muchas personas que tal vez no están muy claros en cómo funcionan las leyes del Antiguo Testamento y hasta dónde aplican. Muchos opositores del Cristianismo comparan dos tipos de leyes diferentes, sin saber ni entender cómo es que se aplican.

Entonces, ¿cómo podemos entender las leyes del Antiguo Testamento?

____

Las Leyes del Antiguo Testamento de dividen en varias categorías:

  1. Leyes Sacerdotales
  2. Leyes Cívicas (o Civiles)
  3. Leyes Morales

___

Leyes Sacerdotales

Las Leyes Sacerdotales tenían que ver con los sacerdocios Levíticos y Aarónicos, representando el futuro y más alto Sacerdote – conocido como Jesús, quien se sacrificó en la cruz. Como Jesús cumplió las Leyes Sacerdotales (Mateo 5:17), ya no son necesarias para poder acercarnos a Dios y agradar a Dios. ¿Cómo se sabe? El velo se rasgó cuando murió Jesús (Mateo 27:51) y tenemos acceso directo al Padre, sin necesidad de un sacerdote que cumpliese TODAS las leyes requeridas para ir al Padre por nosotros. Jesús nos dio acceso cumpliendo la Ley y rasgando el velo. En pocas palabras: el que Jesús haya cumplido las leyes Sacerdotales significa que ya no tenemos que sacrificar un animal por nuestros pecados, como lo decía la ley.

___

Leyes Cívicas

Las Leyes Cívicas (o Civiles) eran las que dominaban el día a día del pueblo de Israel y deben ser entendidas bajo el contexto de una teocracia. Aunque casi siempre la nación Judía era encabezada por un rey, tenía un sistema teocrático, por lo cual utilizaban las Escrituras como guía. 

Además de que estos mandamientos fueron escritos en el contexto de una teocracia, estas leyes cívicas eran para una nación nómada que vivía en el desierto, miles y miles de años atrás. Ya sabemos la historia: con Moisés, el Faraón, las plagas, el Éxodo, Mar Rojo, etc. Dios quiso separar a su pueblo de todas las naciones que los rodeaban. Por eso, los mandó a vivir vidas diferentes en todos los aspectos de ella – literalmente. Las leyes cívicas abarcan absolutamente todos los aspectos de la vida diaria de un judío. Por eso es que hay leyes sobre cosas como afeitarse y cortarse el cabello, qué telas utilizar para vestirse, ¡y hasta cómo vestirse! También habla de lo que deben hacer la mujeres durante su periodo de menstruación (¡a dormir en otro cuarto aparte, y sin salir de casa!). Además, Dios diferenciaba su pueblo de las naciones que le rodeaban al prohibir ciertas cosas que eran parte de rituales paganos (por ejemplo, como tatuarse con el propósito de participar en rituales de muerte, o sacrificar niños) y otras leyes injustas que practicaban. Dios le dio a los Israelitas leyes justas, porque Él es justo. Gracias a esto, en Israel se establecieron prácticas legales razonables (como tener testigos) y otras cosas que se utilizan aún hoy día.

También estas circunstancias, ciertas prácticas y comidas eran prohibidas. ¿Por qué? Para mantener el pueblo de Israel culturalmente unido. Además, es enteramente lógico pensar que Dios estaba protegiendo a Su pueblo de ciertas enfermedades asociadas con alimentos al prohibir ciertas comidas (algunas aves, carnes, sangre, grasa, y otras cosas raras), ya que las prácticas de esterilización y limpieza de alimentos no era tan impresionante y regulada como lo son hoy día.

Otra cosa que debemos considerar es que los primeros Cristianos eran todos Judíos – y todos seguían las leyes Judías, incluyendo lo de la comida, guardar el sábado, etc. De pronto más y más gentiles (personas que no eran Judías y con diferentes costumbres: como tú y yo) empezaron a convertirse a la fe Cristiana. Esto presentó un problema para los líderes que Jesús había establecido, los apóstoles. Todo judío sabía que asociarse con una persona gentil o semi-gentil (como en el caso de los Samaritanos) era una impureza, porque los gentiles tenían sus propios dioses y costumbres de las cuales Dios quería guardar al pueblo de Israel. Habían unos hermanos creyentes de la época que decían que los gentiles que se convertían a la fe tenían que judaizarse, es decir: tenían que seguir las leyes de Moisés para que pudiesen ser salvos. Sin embargo, Pedro, quien era un Judío estricto con la ley, había recibido la famosa visión del lienzo con muchos animales “impuros” para que comiera, tenía algo que decir al respecto. Con la autoridad dada por Jesús mismo, él se levantó en medio del concilio en Jerusalén y le dijo, a todos los demás apóstoles y a los ancianos lo siguiente:

Hermanos, todos ustedes saben que hace tiempo Dios me eligió de entre ustedes para que predicara a los gentiles a fin de que pudieran oír la Buena Noticia y creer. Dios conoce el corazón humano y él confirmó que acepta a los gentiles al darles el Espíritu Santo, tal como lo hizo con nosotros. Él no hizo ninguna distinción entre nosotros y ellos, pues les limpió el corazón por medio de la fe. Entonces, ¿por qué ahora desafían a Dios al poner cargas sobre los creyentes gentiles con un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados pudimos llevar? Nosotros creemos que todos somos salvos de la misma manera, por la gracia no merecida que proviene del Señor Jesús.

Así que, se le permitió a los come-cerdo, peludos, y tatuados gentiles que sólo guardaran las Leyes Morales (más de esto en breve), sin afanarlos con las costumbres Judías (entiéndase, las Leyes Civiles). 

Nota que Dios no cambió de parecer ni se contradice. Sólo dejó que los gentiles llegasen a una mayor verdad sin tener que cambiar su dieta ni su peinado.

____

Leyes Morales

Las Leyes Morales, por otro lado, no han cambiado. Las Leyes Morales son a base del carácter de Dios y, como el carácter de Dios no cambia, las Leyes Morales no cambian tampoco. Por lo tanto, las Leyes Morales todavía están en vigor.

En el Nuevo Testamento vemos un restablecimiento de las Leyes Morales, no de las Leyes Sacerdotales o de las Cívicas. Es por esto que vemos en el Nuevo Testamento la condenación de cosas como la homosexualidad y la fornicación como pecado, pero sin las penas de muerte (como el apedreamiento) asociadas con esos pecados.

Reiteramos: las leyes morales no han cambiado. Cosas como: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, “no tengas relaciones sexuales hasta que te cases”, “la homosexualidad es pecado”, los Diez Mandamientos, et cétera, están en efecto para todos hoy. Se espera que obedezcamos las Leyes Morales, pues estas aplican absolutamente.

NOTA: Es incorrecto argumentar comparando dos tipos diferentes de leyes. Probablemente has  escuchado algo como: “si ignoramos que la Biblia diga que no nos podemos afeitar, ¿por qué no podemos ignorar lo que dice en contra de la homosexualidad?” La razón es sencilla: las Leyes Cívicas (que tienen que ver con afeitarse) no nos aplican; las Leyes Morales (como las que prohiben la homosexualidad) sí aplican. No podemos confundir los diferentes tipos de leyes. Desafortunadamente, esto es una práctica intelectualmente deshonesta y una violación al contexto y significado de lo escrito en la Palabra.

____

RELACIONADO:

¿Es pecado hacerte/tener un tatuaje?

¿Se puede confiar en la Biblia?

¿Se nace homosexual? ¿Es genético?

Acerca de Verdad y Fe.com

Página dedicada a ofrecer argumentos a favor de la existencia de Dios, la veracidad de Biblia y los fundamentos razonables del Cristianismo. Nuestro propósito es fortalecer la fe y el intelecto de los creyentes al igual que provocar el pensamiento y la discusión en los no-creyentes.
Esta entrada fue publicada en apologética, Cristianismo, religión, Vida Cristiana y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.